CardioGest
GESTIÓN INTEGRAL DE SERVICIOS DE CARDIOPROTECCIÓN
+34.972.406.813 | +34.686.196.366

Un policía salva a un pasajero con infarto tras seguir un curso de reanimación

Un policía de Barajas ha logrado salvar la vida de un pasajero noruego que sufrió un infarto, al realizarle los masajes y las descargas con desfibrilador que había aprendido en uno de los cursos de reanimación cardiopulmonar que imparte el aeropuerto.

Según han informado fuentes policiales, el suceso se registró a mediados de febrero en la terminal 1 del aeropuerto madrileño, donde una patrulla de agentes detectó que un hombre mayor estaba tumbado en el suelo inconsciente, por lo que, además de avisar al servicio médico de Barajas, procedieron a reanimarle.

Para ello, uno de los agentes puso en marcha los conocimientos que había aprendido en el curso y, tras unos cinco minutos en los que el paciente no respondía, observó que el pasajero “empezó a tener pulso y comenzó a recobrar la consciencia”.

El hombre Jan Erik K., de 57 años, había llegado al aeropuerto de Barajas en un vuelo procedente de Oslo para encontrarse con su hijo de 19 años, que le esperaba en la terminal.

El enfermo fue trasladado al Hospital Ramón y Cajal y la doctora que le atendió en el aeropuerto determinó que había sufrido un infarto y que, gracias “a la rápida y eficaz intervención del agente, había salvado la vida”.

En 2009 Aena comenzó a instalar en Barajas puntos de “rescate cardiaco” y tres años después son 75 las “columnas con sistema de aviso” de que dispone este aeropuerto en sus cuatro terminales.

Según ha explicado el director adjunto de Barajas, José Sanz Dodero, los desfibriladores están instalados en las citadas columnas, que, al ser activadas, alertan al Centro de Gestión Aeroportuaria (CGA) para que avise al servicio médico de las instalaciones de que tiene que acudir a asistir a un enfermo.

Desde la instalación de los “puntos de rescate cardiaco” más de 800 trabajadores del aeropuerto han seguido los cursos de reanimación, lo que les faculta para poder actuar en esos momentos iniciales “cruciales” para evitar el fallecimiento.

Los cursos han sido impartidos por personal de la Fundación Médico Rural, que manifestó que en España se registran unos 70.000 infartos al año y 27.000 de estas personas mueren antes de llegar al hospital.

Fuente: EL MUNDO