CardioGest
GESTIÓN INTEGRAL DE SERVICIOS DE CARDIOPROTECCIÓN
+34.972.406.813 | +34.686.196.366

Dos guardias civiles fuera de servicio salvan a un jugador de pádel de un infarto

Los agentes jugaban en una cancha anexa y acababan de recibir hace un mes formación sobre primeros auxilios por parte del Samur y han utilizado un desfibrilador

Dos guardias civiles que no estaban de servicio han conseguido sacar de la parada cardíaca a un hombre de 56 años que estaba jugando al pádelen el antiguo Parque Sindical, el actual polideportivo de Puerta de Hierro, han informado desde Emergencias Madrid a Ep.

El aviso ha llegado a la central del Samur poco antes de las 15 horas. Alertaba de un hombre que se había desvanecido mientras jugaba un partido de pádel junto con otros tres compañeros.

Ha dado la casualidad de que en la pista contigua se encontraban dos guardias civiles, que no estaban de servicio, que hacía un mes habían recibido la formación que imparte el Samur sobre técnicas de reanimación a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Los guardias civiles se han encontrado con que la víctima no tenía pulso, por lo que han iniciado las maniobras básicas de reanimación. Además han solicitado al personal del polideportivo el desfibrilador semiautomático (DESA) con el que cuentan todas las instalaciones deportivas municipales. Con la primera descarga aplicada han conseguido sacar a la víctima de la parada cardíaca.

Cadena de supervivencia

A los pocos minutos ha llegado el Samur, que ha estabilizado al paciente y le ha trasladado a la unidad coronaria del Hospital Clínico. Se da la circunstancia de que pocas horas antes el Samur había presentado en un acto algunos casos de la cadena de supervivencia, que consta de cuatro eslabones.

El primero de ellos es la llamada inmediata a los servicios de emergencia. Aquí es donde entra la formación en RCP (resucitación cardio pulmonar) ya que un testigo capaz de realizar una maniobra de este tipo duplica la posibilidad de supervivencia.

La aplicación precoz de la desfibrilación por personal entrenado y experimentado es el tercer eslabón de la cadena de la vida. El cuarto eslabón lo constituye el proceso asistencial especializado realizado por el Samur, con la estabilización del paciente hasta su ingreso en la unidad hospitalaria.

Fuente: ABC